miércoles, 28 de mayo de 2014

Vita brevis

Pasa el tiempo
agitado por el viento.
Las agujas del minutero
abandonaron su tic tac,
ahora se difuminan,
a lo largo de la ciudad.

Se convirtieron en humo
diluyendose a través del mundo.
No encuentran ningún muro
que detengan su rumbo,
silenciosas y distantes
avanzan constantes.

Detente, para, mira,
las calles se quedaron sin vida.
Piensa y reflexiona,
¿luchas o abandonas?






martes, 31 de diciembre de 2013

Cara o cruz

Dime tu sueño,
hagamos la realidad.
Sin relojes, ni dueños,
huyamos de la ciudad.

Vayamos a cualquier lugar
pues con tu sonrisa,
todo se vuelve especial.

Si no existe la magia,
¿que tiene tu mirada
que transforma la mía,
sin mediar palabra?

Yo no lucharé con maldad
por patrias o banderas,
yo lucharé por la Libertad
y por ti compañera.



Que yo no te quiero por que te necesite,
que si yo te necesito es porque te amo.




miércoles, 30 de octubre de 2013

Retales de reflexión

Una botella todavía fría reposaba en el escritorio, se podía decir que estaba medio vacía, era una observadora perfecta de la situación que se presenciaba en aquella habitación.
Nuestro escritor, permanecía sentado en una esquina junto a la ventana, parecía que no hacía nada, pero desde ahí observaba los rayos de luna que se colaban por los pequeños agujeros que dejaba la vieja persiana.

Cuando volvió al escritorio la cerveza ya estaba caliente, la dejo en el suelo y se encendió un cigarro, puso el folio en la máquina de escribir, poco a poco la melodía mecánica que producían sus dedos inundó la habitación y escribió.

"Mi sueño siempre fue tocar la luz de la luna con las puntas de mis dedos, acariciarla suavemente, pero nunca lo he conseguido la atravieso cuando lo intento. ¿Quizás no existo? ¿Quizás sea un ente?.

Me clavo la punta de la navaja en el pulgar, hasta que un hilillo de sangre recorre mi mano, siento dolor.
El dolor no es siempre negativo, a veces te recuerda que estás vivo, yo lo veo como un efecto secundario de vivir y sentir. Siento luego vivo."

Paró de escribir, abrió un cajón, sacó un pañuelo y limpió la barra espaciadora hasta que volvió a su color blanco natural, fue hasta la cocina, buscó un vaso, cogió dos hielos, los echó al vaso y volvió a la habitación por el mismo pasillo oscuro por el que había venido, abrió un armario y sacó una botella de whisky. Echó cuatro dedos, bebió un trago, sacó el folio de la máquina de escribir, hizo una bola de papel y lo tiró a la papelera.

"En mi niñez, solía imaginar como sería mi vida, soñaba con ella y hacía planes. Bendita inocencia de la niñez. Piensas que ahí fuera te espera un mundo diseñado para que tus sueños se cumplan. Quizás sea así, pero desde luego no es tan fácil, a cada paso que das, te espera una decisión.

El problema está en que en cada decisión se manifiesta una parte inconsciente de ti, tú no sabes que existe ese otro Yo, pero él está ahí, siempre contigo, ha crecido junto a ti, en cada herida, en cada tropiezo, él también ha sido herido. Ahora lo arrastras contigo, cada pedacito del ayer te acompaña hoy a la hora de elegir el mañana."




domingo, 25 de agosto de 2013

Efímero

Quizás todo sea nada
y esta nunca acaba.

Las estrellas son fugaces,
los deseos falaces.
Se ahogan las palabras,
en la ausencia de miradas.
Desaparecen sentimientos
en un mundo violento.

Quizás todo se acaba
y llega la nada.




miércoles, 31 de julio de 2013

Mensaje en una botella

Desde esta piel que habito
inspiro y expiro este hálito.
Permanezco callado,
en la cueva donde yacen
muertos, los poetas olvidados.

Huele a humedad
y siento frío.
En este lúgubre ambiente,
rodeado de soledad
con la tristeza como cliente.

Con mi bajel pirata,
en el mar de tu mirada
naufragué entre palabras.
Sin mapa ni estrellas,
encontré refugio en mi caverna

La oscuridad todo lo inunda
y la botella apenas alumbra.
Me dijo el capitán tuerto
"leva anclas, busca los faros del puerto
en esta gruta sólo viven los muertos".



¿Cuál fue el delito 
de este poeta maldito?

jueves, 18 de julio de 2013

En ningún lugar


Al sur de los pirineos
el viento entona un tarareo
que sólo escuchan los reos
los que recorren el paseo.

Entre truenos y caladas
descansa la palabra
escondida sobre tierra
descansando bajo la montaña.

En el prado huele a vida
de flores prohibidas.
Aquí las almas podridas
no tienen cabida.

Los relojes no existen,
los trajes no visten,
las personas viven
sin guerras.

La justicia y la libertad
tienen sentido.
Convive la amistad
haciendo el verso atendido.

viernes, 24 de mayo de 2013

Los caracoles


La noche nos acoge,
a los insomnes
y a los que huyen 
de las voces.

Los relojes del tiempo
parados en el pensamiento,
en la sóla conversación
del anfitrión.

Las luces de las farolas
iluminan las calles,
sin vía andantes
arrastrando su caracola.

Duermen en esas cárceles
de cemento y ventanales,
viendo monitores
y olvidando las flores.

Esclavos sin cadenas,
con la aparente libertad
que les da la publicidad.