jueves, 31 de mayo de 2018

El diagnóstico y la terapéutica

El amor es una enfermedad de las más jodidas y contagiosas. A los enfermos, cualquiera nos reconoce. Hondas ojeras delatan que jamás dormimos, despabilados noche tras noche por los abrazos, y padecemos fiebres devastadoras y sentimos una irresistible necesidad de decir estupideces.

El amor se puede provocar, dejando caer un puñadito de polvo de quereme, como al descuido, en el café o en la sopa o en el trago. Se puede provocar, pero no se puede impedir. No lo impide el agua bendita, ni lo impide el polvo de hostia; tampoco el diente de ajo sirve para nada.

El amor es sordo al Verbo divino y al conjuro de las brujas. No hay decreto del gobierno que pueda con él, ni pócima capaz de evitarlo, aunque las vivanderas pregonen, en los mercados, infalibles brebajes con garantía y todo.

Eduardo Galeano (1940-2015)

martes, 29 de mayo de 2018

Táctica y estategia

Mi táctica es
mirarte
aprender como sos
quererte como sos

mi táctica es
hablarte
y escucharte
construir con palabras
un puente indestructible

mi táctica es
quedarme en tu recuerdo
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
pero quedarme en vos

mi táctica es
ser franco
y saber que sos franca
y que no nos vendamos
simulacros
para que entre los dos
no haya telón
ni abismos

mi estrategia es
en cambio
más profunda y más
simple

mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites.

Mario Benedetti (1920-2009)

viernes, 25 de mayo de 2018

ITACA





Cuando emprendas tu viaje a Ítaca

pide que el camino sea largo,

lleno de aventuras, lleno de experiencias.

No temas a los lestrigones ni a los cíclopes

ni al colérico Poseidón,

seres tales jamás hallarás en tu camino,

si tu pensar es elevado, si selecta

es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.

Ni a los lestrigones ni a los cíclopes

ni al salvaje Poseidón encontrarás,

si no los llevas dentro de tu alma,

si no los yergue tu alma ante ti.


Pide que el camino sea largo.

Que muchas sean las mañanas de verano

en que llegues -¡con qué placer y alegría!-

a puertos nunca vistos antes.

Detente en los emporios de Fenicia

y hazte con hermosas mercancías,

nácar y coral, ámbar y ébano

y toda suerte de perfumes sensuales,

cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.

Ve a muchas ciudades egipcias

a aprender, a aprender de sus sabios.


Ten siempre a Ítaca en tu mente.

Llegar allí es tu destino.

Mas no apresures nunca el viaje.

Mejor que dure muchos años

y atracar, viejo ya, en la isla,

enriquecido de cuanto ganaste en el camino

sin aguantar a que Ítaca te enriquezca.


Ítaca te brindó tan hermoso viaje.

Sin ella no habrías emprendido el camino.

Pero no tiene ya nada que darte.


Aunque la halles pobre, Ítaca no te ha engañado.

Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,

entenderás ya qué significan las Ítacas.






Konstantino Kavafis (1863-1933)

miércoles, 23 de mayo de 2018

Pájaros



Despliega tus alas

de color felicidad,

presume de plumas

de brillos sin igual.


Acude a ventanas,

que te escuchen cantar.

Posa sobre aquellas ramas,

que quieras hacerlas brotar.


Todo el cielo es tu lugar

y ninguna jaula te atrapará.

Quien lo intente, fracasará.



Baila por la altura

despejando tus dudas,

sueña y planea segura.



Vuela libre, compañera.
Vuela, vuela...





lunes, 21 de mayo de 2018

Fallos


Supongo, que no os resulta sorprendente, que os cuente. Que soy un ser falible.
Supongo, que lo alucinante, de hecho, sería lo contrario. Que soy una máquina.


No por ser baladí. Lo voy a dejar de decir.
Es cierto. Cometí fallos, errores, tropiezos.
Otros los aplacé o transformé.
Jugué con ellos y ellos conmigo.


Quizás, ya no volvería a cometerlos.
Quizás, los repetiría de nuevo.


Tal vez el error más grande es no darte cuenta de él.
Tal vez el error más reprochable sea no aprender.


Seguro que no volveré al mismo ser.
Seguro que un nuevo yo, veréis nacer.



viernes, 11 de mayo de 2018

TIC-TOC




Por sincero, un muerto.

Por rayado, un loco.

Son sin ti, estos versos.

Huidos.
Fugados.

Sueltos y libres.


Es dolor.
Sin color.


Mientras tanto, en aquella habitación.
Se oye el eco de las manecillas del reloj.
TIC-TOC.


jueves, 10 de mayo de 2018

Escribir sin cuaderno





Esto y aquello.
La ansiedad, los nervios 
la neura, mis miedos.

Esto y aquello.
los viejos tiempos,
los falsos credos.

Dejar en blanco el cuaderno,
tatuarme por dentro.

Esto y aquello,
escribir sin cuaderno.