lunes, 28 de noviembre de 2011

Bajó el telón


La noche cada vez esta más cerca
sobre nosotros se tira y se aferra
es más que una tristeza
es un sentimiento de impotencia.

La vida se ha convertido en una condena
una condena sin cadenas
pero no por ello sufren menos mis piernas
las que sujetan a un borracho ahogador de penas
que se rodea de cada vez mas botellas.

Un borracho del bar
que le da por pensar
mas de lo que debiera.

Yo ya he escrito letras como esta
y ya me apestan
lo que antes era un perfume, ahora huele a mierda
los recuerdos me atormentan
uno ya no puede vivir de viejas rentas.

martes, 15 de noviembre de 2011

Viaje de ida y vuelta


Me tumbo y cierro los ojos,
todo lo veo oscuro,
los abro y me veo frente a un muro
 alto, muy alto, imposible de escalar,
me sentí solo y sin poder escapar


¿Qué pasa? ¿Donde estoy?
El silencio de la noche no contesto,
yo y la luna, que paraje más siniestro
me intrigaba, como podía acabar esto
sueño o realidad, no sé que es lo cierto.


Ande, me sentí observado
supongo que a todos nos habrá pasado,
pero esta vez era algo mas extraño
sin darme cuenta me convertí en ermitaño
un poco más cada año tras año.


De repente aparecí aquí, me sentí mareado
con mi cuaderno y escribiendo este relato,
un café reposaba a mi lado
suena raro, pero me sentí acompañado
probé un sorbo, nunca había probado algo tan amargo.


Soy un poeta del pasado,
un fantasma poco iluminado,
un poeta que vive encerrado,
en un cuaderno que para la mayoría, seguirá cerrado.


sábado, 12 de noviembre de 2011

Compañera de fatigas

Tu eres mi mejor compañía,
no puedo evitar pensar en ti todo el día,
eres en la que me inspiro cuando escribo poesía.

Sin tí, no sé que coño sería,
eres cruel conmigo, porque a veces destrozas mi poca alegría,
pero en el fondo se que no lo haces con maldad.






Oh querida soledad

jueves, 10 de noviembre de 2011

De nuevo por aquí

Hola blog,

Se que me has echado de menos... y que llevamos mucho tiempo sin vernos... pero una vez más te voy a prometer lealtad y escribir con una cierta periodicidad.
No me mires con esa cara, ya se que lo he prometido muchas veces, tanto a ti como a otros anteriores, pero tengo material guardado en cajones, solo me hace falta ir pasándotelo poco a poco.

Tampoco ha pasado tanto tiempo desde que no hablamos (incluso discrepo con alguna cosa que te conté en el pasado), pero te tendré que ir poniendo al día porque he seguido cambiando, he aprendido más y conocido y discutido con más gente... Aun así, sigo siendo un niñato.
Un niñato que sigue siendo discriminado, cuando escucho discusiones políticas, filosóficas, cinéfilas o incluso musicales, será por la edad... o mejor dicho... las diferencias de edad, pero que culpa tengo yo, de que me interesen temas impropios de mi edad, si me provocan nauseas ver por la televisión a Belén Esteban, si la música de los cuarenta me produce vergüenza ajena.


Seguiré siendo como soy y si sigo cambiando, siempre es para mejor.

No miréis mal a este hombre con capucha y palestina, mira mal al señor que te roba con traje y camisa