viernes, 27 de abril de 2012

Destino, te escribo


Destino, te escribo
no avisaste de mi derribo,
ahora, solo, escribo.

Te maldigo,
oh cruel amigo,
te pasaste conmigo.

Provocaste delirios,
visiones en desvaríos,
que no curan colirios.

Juntos en el camino
de la vida, en el casino
con la suerte soy mezquino.

En un bosque perdido,
todo el mundo se ha ido,
en lo lejos, alaridos.

Si todo fue prescrito,
apesta a vomito,
dime donde, que yo dimito.



martes, 24 de abril de 2012

Dosis de realidad



Manada aborregada,
¿Por qué no te importa nada?

Sois esclavos del capital
en un sistema infernal,
que al pobre abandona,
no importa la persona.

Tanto tienes tanto vales,
hambre, uno de los males,
todavía actuales.
Somos nosotros culpables,
con silencios detestables.

¿Te importa Gran Hermano?
A mí el ser humano,
que se muere tan temprano,
por no tenderle tu mano.

“No se puede hacer nada”,
dice una vida acabada,
“no puedes cambiar el mundo”,
pensamiento nauseabundo.

Si algo quieres cambiar,
levanta, tienes que luchar.




 Luego, os negaréis a ver la realidad. Miraréis para otro lado. No hablaréis con propiedad. Lo llamaréis ser radical. Diréis que no todo se puede contar.
Pero esto es la realidad que el sistema encierra. Por mucho que no os atreváis a decirlo. Por mucho que os esforcéis en omitirlo.

miércoles, 18 de abril de 2012

¿Quién soy?



¿Quién soy?
Yo soy solo,
solo, soy yo
pero, ¿quién soy?

¿Quién soy?
Le pregunte a la Luna,
"un lobo que me aulla canciones,
en noches vacías y oscuras,
un lobo que sube a lo alto,
para que retumbe su voz".
Pero, ¿quién soy?

¿Quién soy?
Le pregunte al lobo,
"un pájaro que vuela entre nubes,
que vigila desde las alturas,
en silencio, sin dejarse oír".
Pero, ¿quién soy?

¿Quién soy?
Le pregunte al pájaro,
"una hoja en un árbol
 movido por el viento,
que se resiste a caer,
pero al final cae,
pues solo es una hoja".

Pero, tú, dime quién soy.

viernes, 6 de abril de 2012

Cosquillas

Risas, sonoras carcajadas,
alejados de la realidad,
viviendo de miradas,
Ilusión o verdad?

Palabras y palabras
de madrugada,
entre humo y caladas,
tras todo, la nada.

El agua estancada
cayó por la cascada
era dulce, no salada.

Un lugar con tranquilidad,
alejados de la manada,
pero no en soledad.

Sentían la libertad,
esa sensación tan añorada,
volvió en esa jornada,
durante aquella velada.