martes, 17 de julio de 2012

Manojos de ayer

Dime por qué,
olvidamos el ayer,
dime por qué,
te fuiste sin volver,
se fue el sol de mi amanecer,
en la noche eterna, ando con mi ser,
dando tumbos,
bebiendo flujos,
en contra del mundo,
en contra de la realidad,
porque conseguiré la felicidad,
y ella volverá.

Sueños de tinta,
dime donde habitas,
te busco al doblar cada esquina,
no dando causa por perdida,
quizás convirtiendome en una causa perdida.

Vida en locura,
sin tratamiento, 
ni cura,
mejor el sufrimiento,
que vuestra insufrible cordura.