martes, 29 de enero de 2013

Detrás de los bares


Por los tejados,
caminando despacio,
guardando silencio,
causando desconcierto.

Mira a la luna,
con sus grandes ojos.

Sólo, en lo alto.
Asiste al concierto
de la ciudad dormida,
sirenas y gritos de vida.

Pasea por las calles,
de detrás de los bares.

Alguna vez tuvo amigos,
como aquellos obreros,
que compartían con él
compañía y bocadillo.

Pero las personas, vienen y se van,
le resulta difícil saber confiar.

No le gusta la gente,
da lo que recibe,
es un gato de ciudad
abandonado por la sociedad.



Ilustra la poesía "Mirada felina" dibujo de mi hermana.

jueves, 10 de enero de 2013

Pinceladas de vida



Rodeado de nada,
tumbado en la cama
notas musicales y caladas,
que le mantienen en el mundo real.

Mira el abismo al que se acerca,
sólo, por una carretera estrecha,
no quiere salvarse,
acelera.

El abismo era él mismo,
cómo derrotarse...
Lo mejor alejarse.

Perdió la cordura,
enfermó de locura.

Decía que sabía volar,
que desde arriba, eramos insectos,
minúsculos objetos,
que conocía a los titiriteros.

Decía que él sólo era un reflejo
imaginario, un sueño,
producido por un delirante espejo.

A menudo hablaba con la luna,
le susurraba a las estrellas
y caminaba junto a ellas.

No dormía, soñaba.
Soñaba despierto,
vivía dormido.

Con su último aliento,
recitó estos versos.


Que él no estaba loco, que los locos, eran ellos.

viernes, 4 de enero de 2013

Descansa en paz

Para tí, que ya no me puedes leer.


No sé cual es tu nombre,
no es qué eso ahora importe,
fuiste asesinado,
por los bancos y los mercados.

Decidiste dejarnos,
un tres de enero,
cuando compraste un mechero
a tu amigo el quiosquero.

Porque cuando falta el dinero,
tienes dos hijos que alimentar,
una familia a la cual cuidar,
es difícil, hablar de luchar.

No querías problemas,
pero en este sistema,
vivir, a veces los conlleva.

Aquí la vida es una mercancía,
pasan los días encerrados en oficinas
en talleres o en las industrias.

Importas tan solo si das beneficios,
si no, serás un desecho.


A tí te dedico mis versos,
la venganza algún día llegará al pueblo
devolveremos todos los asesinatos encubiertos.
Seguiremos la lucha por vosotros.
Hasta la vista, amigo.




El pueblo no olvida a sus genocidas.