viernes, 24 de mayo de 2013

Los caracoles


La noche nos acoge,
a los insomnes
y a los que huyen 
de las voces.

Los relojes del tiempo
parados en el pensamiento,
en la sóla conversación
del anfitrión.

Las luces de las farolas
iluminan las calles,
sin vía andantes
arrastrando su caracola.

Duermen en esas cárceles
de cemento y ventanales,
viendo monitores
y olvidando las flores.

Esclavos sin cadenas,
con la aparente libertad
que les da la publicidad.



4 comentarios:

  1. Espectacular, este me ha gustado desde el primer al último verso. Intentaremos esforzarnos y ofrecer desde Peumayén unos versos que se vayan acercando a este nivvel.

    Saludos y enhorabuena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ricardo, pero creo que Peumayén tiene nivel de sobras. Es un placer disfrutar con vuestros versos.

      Un abrazo!

      Eliminar