jueves, 18 de julio de 2013

En ningún lugar


Al sur de los pirineos
el viento entona un tarareo
que sólo escuchan los reos
los que recorren el paseo.

Entre truenos y caladas
descansa la palabra
escondida sobre tierra
descansando bajo la montaña.

En el prado huele a vida
de flores prohibidas.
Aquí las almas podridas
no tienen cabida.

Los relojes no existen,
los trajes no visten,
las personas viven
sin guerras.

La justicia y la libertad
tienen sentido.
Convive la amistad
haciendo el verso atendido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario