miércoles, 31 de julio de 2013

Mensaje en una botella

Desde esta piel que habito
inspiro y expiro este hálito.
Permanezco callado,
en la cueva donde yacen
muertos, los poetas olvidados.

Huele a humedad
y siento frío.
En este lúgubre ambiente,
rodeado de soledad
con la tristeza como cliente.

Con mi bajel pirata,
en el mar de tu mirada
naufragué entre palabras.
Sin mapa ni estrellas,
encontré refugio en mi caverna

La oscuridad todo lo inunda
y la botella apenas alumbra.
Me dijo el capitán tuerto
"leva anclas, busca los faros del puerto
en esta gruta sólo viven los muertos".



¿Cuál fue el delito 
de este poeta maldito?

No hay comentarios:

Publicar un comentario